Localizado cerca del centro de la ciudad, el santuario también está cerca del Cementerio Municipal. Los peregrinos van al encuentro de un ambiente que reúne ingredientes como paz, tranquilidad y espiritualidad. En el día de la santa, 12 de octubre, se lleva a cabo una procesión hasta el santuario. En su centro, cercada de agua, está suspendida la imagen de la patrona de Brasil, erguida en un barco estilizado. Luego detrás de la santa está la inmensa pintura de la épica pesquería que resultó en el encuentro de la imagen de Nossa Senhora Aparecida.