El santuario construido en homenaje a Nossa Senhora Imaculada Esposa do Divino Espírito Santo, es un local único de peregrinación y fe, encuentro con Dios y consigo mismo. El local recibe más de tres mil visitantes por mes, pero la fecha de más movimiento es el 13 de mayo. El santuario posee varios monumentos en mármol, como la imagen de Cristo en un tablado de madera, la imagen de la Inmaculada y un tercio gigante en madera de árbol donde habría ocurrido el milagro de la aparición de la Virgen.