El pórtico de Domingos Martins fue inaugurado en 1992 y desde entonces se transformó en símbolo de la ciudad. Diseñado en el estilo Enxaimel, posee letreros de bienvenidas en letras góticas, en referencia a la cultura alemana, que  permea toda la vida de la ciudad desde el siglo pasado.