La cascada tiene una formación exuberante, con siete caídas de agua intercaladas por la Mata Atlántica, formando un paisaje encantador.